En confianza; somos vecinos

Ciertamente,

confiados nacemos y desconfiados crecemos.

La realidad ante nuestros ojos

nos hace ver y no creer,

lo desconocido nos aterra

y el miedo nos encierra.

Y que queremos si no, poner candados y rejas entre nosotros y nuestros vecinos.

Escudos que creemos que nos protegen de los demás, pero que nos encierran en nosotros mismos.

Rompamos las cadenas!!!